Ella es Ana, 11 años, Nicaragua

Cuando Ana tenía 9 años, su madre se casó de nuevo. Un par de años después, su padrastro aprovechaba las ausencias de la madre de Ana para abusar sexualmente de ella. Ana se lo contó a su mamá pero no le creyó y el padrastro siguió abusando rutinariamente de ella, hasta que meses después, quedó embarazada. En Perú, el aborto está penalizado, sin importar la situación, por lo que Ana no tuvo más opción que seguir adelante con el embarazo. Dejó la escuela y cayó en una profunda depresión.